Cómo enseñarle a tus hijos a ahorrar

Cómo enseñarle a tus hijos a ahorrar

Sabemos que como padres siempre buscamos lo mejor para los hijos, y entre tantas cosas que hacemos para educarlos está inculcarles buenos hábitos. En particular, hay uno que si se fomenta desde pequeño le evitará muchos problemas de grande en relación a las finanzas, estoy hablando del hábito del ahorro, algo esencial para que logre un estilo de vida sano. Por ello, que mejor legado que inculcarle la importancia de convertir el ahorro sistemático en parte de su vida lo que ayudará en buena medida a ser buen administrador no gastando todo lo que tenga, sino dejando siempre un porcentaje para guardar.

Si la mayoría de los adultos se les hubiera inculcado este hábito, tal vez no se hubieran visto en la necesidad de pedir prestado, estarían prevenidos ante una situación de emergencia, tendrían su colchón de seguridad, serían precavidos para cuando llegue su vejez, no estarían endeudados más allá del límite, o no estarían trabajando sólo para pagar deudas al grado que sólo trabajan para el dueño del dinero y no para ellos mismos.

Como no queremos que los hijos pasen por este tipo de situaciones, que mejor empezar de nuevo con ellos e ir de su mano para hacer de ellos buenos ahorradores, considerando los siguiente:

1) Enséñale con el ejemplo

Los niños aprenden los hábitos principalmente por imitación, así que si deseas que aprenda a no gastar todo lo que le das tú o papá; entonces que te vea a ti hacer lo mismo.  Incluso para ti va ser un excelente ejercicio, no importa cuánto ganes si mucho o poco;  incluso aún cuando tus gastos sean mayor a tus ingresos, siempre puedes apartar unas monedas en una alcancía, que sea visible y que el niño te vea cuando apartas ese dinero porque él hará lo mismo.

Recuerda que si aprendes a administrar en la escasez, también lo harás en la abundancia. Que te vea ofrendar, que sepa que apartaste un dinero para el ministerio de la iglesia, y con este ejemplo además del ahorro, también aprenderá a dar y no solo durante la infancia sino también en la vida adulta, a reconocer que lo que tienen sus padres y él, es de Dios.

2) Enséñale que es divertido

Una vez que el niño tenga su propia alcancía (recipiente especial para guardar sus ahorros), es recomendable que sea motivado a comprar algo que desee. Ya sea que lo escriba o tenga la imagen de lo que quiere comprar en un lugar visible, de esa manera se incentivará más a guardar de lo que se le de para gastar.

Las primeras veces conviene que sean compras razonables para que el niño experimente la sensación de éxito al lograr su meta, de lo contrario si se propone ahorrar para algo muy costoso eso lo puede llevar a la desesperación y desistir.

La idea es que vea su esfuerzo recompensado al cumplir su objetivo, esto lo motivará para su siguiente compra y así sucesivamente para la práctica del ahorro, porque conforme el niño crezca y vaya estableciendo sus propias prioridades seguirá cultivando el hábito, pero será tal vez para invertir en su propia educación, en su salud, en su patrimonio o negocio u otro sueño que quiera alcanzar, pero ya no del dinero que reciba de los padres, sino del que va ganar con el esfuerzo de su trabajo.

3)    Enséñale a esforzarse

Cuando se impulsa al niño a esforzarse por lograr su meta es también una excelente forma de aprender a valorar entre las cosas que son importantes de las que se pueden prescindir y que puede ser felices si no se llegan a tener. Si embargo, hay padres que procuran darles todo lo que desea el niño, evitándole las dificultades que ellos tuvieron para ofrecerles una vida más cómoda, sin considerar que es de vital importancia que el niño crezca luchando por las cosas pequeñas cotidianas, entre ellos el ahorro, porque al mismo tiempo se le está estimulando el valor de la fuerza de voluntad, la perseverancia,  paciencia, responsabilidad y la resistencia a la frustración, que le ayudará a ser capaz de soportar las circunstancias que se enfrenta en la vida adulta.

Por último oro a Dios para que te dé la sabiduría en la educación y formación de tus hijos, que tu amor sea bien entendido al fomentarles buenos hábitos, y no lo confundas con que amarlos es que vivan una vida más cómoda sin esfuerzo alguno.

FUENTE: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Escúchanos OnLine Stereo HD!

Escúchanos en TuneIn.com

Chat Online

Este chat está siendo monitorizado. Por seguridad el número IP de computador quedará guardado en nuestros registros. Agradecemos haga buen uso de este Sistema de Chat.

Dale Clic a “Me Gusta”