Las memorias del profesor Wilson

Las memorias del profesor Wilson
Primer director nica del Colegio Bautista cumplió 100 años. La literatura, la historia y la geografía, que le “encantan”. Son temas que el profesor Gustavo Wilson Bateman disfruta aun después de haber cumplido 100 años de vida el pasado 28 de diciembre.

Las Matemáticas nunca estuvieron entre las materias de su preferencia. Las ecuaciones, las relaciones geométricas, los axiomas, los números y otras magnitudes variables propias de esta ciencia no son de su “gusto” por el efecto “imponderable” que conllevan sus respuestas. Son resultados que no se predicen con exactitud.

Lo suyo es la literatura, la historia y la geografía, que le “encantan”. Son temas que el profesor Gustavo Wilson Bateman disfruta aun después de haber cumplido 100 años de vida el pasado 28 de diciembre.

Es por ello que la lectura lo atrapa fácilmente. Meditaciones Diarias de la Santa Biblia, era el libro que lo entretenía a nuestra llegada. Mientras se adentraba en las páginas de estas escrituras, nos confió, también meditaba sobre las bendiciones que ha recibido en su vida.

“La vida ha sido para mí de una lección preciosa”, resume el profesor Wilson, originario del Caribe, quien allá por el año 1966 se convirtió en el primer nicaragüense que ocupó el cargo de Director en el Colegio Bautista, el cual solo era desempeñado por extranjeros.

Su relación con este centro, al que llegó por primera vez en 1932, comenzó tras la visita del doctor Arturo Parajón y del misionero Charles Scott, conocedores de sus dificultades para continuar con sus estudios. Media beca para estudiar en el prestigioso Colegio Bautista bastó para conseguir que su padre le diera el permiso para viajar a Managua.

 

Es natural de la comunidad de Quamwatla, ubicada en el Caribe Sur. Nació en el seno de una familia indígena formada por el matrimonio entre el reverendo Dorminster Newton Wilson, nativo de Bluefields, y Franzella Elizabeth Bateman, originaria de Jamaica.

De esa unión nacieron 14 hijos. El profesor Wilson es el decimocuarto en la lista de esa numerosa familia.

“En esos días la familia del pastor, generalmente, tenía que ser muy numerosa porque era el fundamento de la iglesia. En la congregación, casi todos los pastores tenían ocho, nueve, diez, once, doce niños. Mi madre tuvo 12 embarazos, de los cuales nacieron 14 hijos, dos partos de gemelos. Yo fui el último en nacer”, recuerda Wilson.

Los primeros años de su vida fueron “preciosos”. Quamwatla era una aldea donde disfrutaba correr descalzo sobre la grama que asemejaba una “alfombra” gigante.

Los domingos, sin embargo, sus pies sufrían una transformación. Forzosamente tenía que “aprisionar sus dedos” con unas botas para asistir al culto dominical, pues a la iglesia había que ir calzado.

“¡Ay!, qué sufrimiento pasar esas horas con los piececitos encarcelados”, recuerda el profesor Wilson.

Con Florence, su hermana mayor que le llevaba 17 años, aprendió a leer, a escribir y a multiplicar, hasta alcanzar un nivel de tercer grado. A los 12 años viajó a Bluefields, donde vivía su hermano mayor, para continuar sus estudios en el Colegio Moravo, donde cursó hasta el décimo grado.

“Nos enseñaban, en ese entonces, taquigrafía, mecanografía y contabilidad”. Todas las clases eran en inglés.

En los últimos dos años incorporaron al pensum una hora diaria de español. ¿“Ser” o “Estar”? Dos verbos de ese idioma que lo tenían “loco”, recuerda entre risas el profesor.

“Yo soy, y por qué no, yo estoy. A los que hablamos inglés nos cuesta entender esa diferencia. Me considero una torre de Babel en cuanto al idioma: de niño hablaba miskito, luego estudié en inglés y luego en Managua estudié en español”, señala.

 

Al salir de Bluefields, después de una larga travesía que incluyó navegar el río San Juan y cruzar el lago Cocibolca, tuvo que pernoctar en un pequeño hotel de Granada por no abordar a tiempo el tren que lo llevaría a la capital.

En su boca todavía saborea el “verdadero” café con leche que a la mañana siguiente le sirvieron en el desayuno.

“Fue la primera vez que yo probé café con leche, pero no el café de ahora que es ‘chirre’ (ralo), sino la esencia de café. En un frasquito de vidrio se quitaba el tapón y se dejaban caer cinco u ocho gotas de esencia de café en la taza de leche. Café de leche al estilo granadino”, cuenta.

El 8 de junio de 1932, por fin, llegó a Managua. Wilson Bateman alcanzó una gran preparación académica, cultural y deportiva en el Colegio Bautista.

Siempre se caracterizó por ser un alumno de buenas notas. El esfuerzo, continuamente, le mereció el título de “valedictorian”–término del inglés que carece de traducción–, es decir, el alumno que en su clase obtiene el más alto promedio de calificaciones y que le confiere el discurso en la ceremonia de graduación.

En 1937, el maestro y misionero Lloyd Emerson Wyse le propuso trabajar en el centro. Fungió como inspector de internos y le asignaron una clase de Moral y Trato Social. En los siguientes años se desempeñó como profesor de Física, Sociología, Filosofía, Música y Biblia.

“Todos los campos, menos Matemáticas”, insiste.

Su vínculo con el Colegio Bautista terminó en 1978, cuando pasó a jubilación.

 

El 18 de marzo de 1939 se casó con Lucrecia Aurora Narváez, quien murió a los 92 años. Padre de cinco hijos –uno de crianza–. El estudiante destacado, profesor, consejero y comisionado internacional de los Boy Scouts todavía recuerda el coro que le cantaba al amor de su vida.

“Cuando tus trenzas se tornan de plata//Por siempre te amaré//Linda Aurora de mi vida//Por siempre te amaré”.

Asteriscos de su vida

28 de diciembre de 1913 Nace en el poblado de Quamwatla, ubicado en el Caribe Sur de Nicaragua.
18 de marzo de 1939 Contrae nupcias con Lucrecia Aurora Narváez.
Entre 1939-1970 Fue director del Coro Parajón Domínguez.
1966 Es nombrado Director del Colegio Bautista, en Managua.
1973-1976 Fue nombrado Ministro Ejecutivo de la Convención Bautista de Nicaragua.
1981 Con su esposa se muda a Kansas, Estados Unidos.
2008 Muere su esposa.
2013 Cumple 100 años.

Escúchanos OnLine Stereo HD!

Escúchanos en TuneIn.com

Chat Online

Este chat está siendo monitorizado. Por seguridad el número IP de computador quedará guardado en nuestros registros. Agradecemos haga buen uso de este Sistema de Chat.

Dale Clic a “Me Gusta”